miércoles, 1 de marzo de 2017

CALETA LA RAMADA

CALETA LA RAMADA

Un nuevo destino para los amantes de la biodiversidad, arqueología y paisaje


Víctor D. Corcuera Cueva

La Ramada es una caleta de pescadores ubicada a 8 km al sur del Puerto de Salaverry, Provincia de Trujillo, Región La Libertad. A finales del pleistoceno, hace aproximadamente 20000 años, las lloqllas originadas en las alturas de los Cerros Colorados, La Mina y Cerro La Rinconada, acarrearon derrubios rocosos formando y profundizando la Quebrada Uripe, para finalmente desembocar en el Océano Pacifico. Los pobladores primarios, hace 12000 años, aprovecharon los recursos de un paleo-humedal y los frutos del mar. Con el tiempo se convertirán en uno de los principales proveedores de pescados y mariscos a la elite de las conocidas Huacas del Sol y de La Luna. En el presente, La Ramada, es una caleta donde las tradiciones y tecnologías de pesca milenarias continúan y además se está posicionando como un destino para los amantes de la biodiversidad marina, arqueología y del Paisaje.

Los Orígenes
En el litoral de la Libertad existe pocos lugares investigados con una tradición de pescadores que datan de más de 5000 años, este es el caso del conjunto de caletas ubicadas al sur Salaverry (Interfluvio de los Valles Moche y Virú): Guañape, Punta Gorda, La Ramada y Punta Uripe. Estos pescadores tuvieron una especialización que podríamos resumir en: pescar, salar y trocar. Ellos empezaron el proceso de desarrollo de asentamiento de aldeanos, quienes aprovecharon también los recursos de las Lomas del Cerro Ochiputur.

Durante Los Moche
Con el tiempo, hace 1700 años, las aldeas ubicadas entre Punta Gorda y Punta Uripe, hoy Caleta La Ramada, fueron insertadas al dominio Moche, que bajo la modalidad del intercambio y reciprocidad, llevaban sus productos hasta la ciudad ubicada entre las Huacas del Sol y de la Luna. La conectividad comercial estuvo garantizada gracias a un camino que conectaba directamente desde Punta Uripe hasta las Huacas de Moche, facilitando el tránsito de mensajeros y pescadores. Este camino fue incluido a la red vial más importante de los Incas, el Qhapaq Ñan. En la actualidad aún se observa un tramo de este camino en el tablazo al lado izquierdo de la Quebrada Uripe.

Tanto La Ramada como Punta Uripe dejaron de ser habitadas por pescadores especializados durante un buen tiempo, siendo sus restos materiales (artefactos arqueológicos), restos malacológicos, estructuras arquitectónicas, restos de la flora y vegetación aprovechada y el Qhapaq Ñan; las evidencias de su ocupación ancestral.

La Ramada en el presente
Los pescadores artesanales de La Ramada continúan con las técnicas de subsistencia que perduran a pesar de los embates del tiempo. El mar les da todo, desde la fauna marina hasta madera y leña. De vez en cuando el mar vara aparejos de pescadores de Puerto Morín, así como también objetos que una vez reciclados adorna sus ramadas.
Desde la Ramada se divisa el faro de Salaverry, Es un placer caminar por esta playa, a cada metro caminado la biodiversidad acuática y terrestre se manifiestan de todas las formas. Los delfines, lobos marinos, pingüinos, piqueros, guanay, pelícanos, gaviotas, ostreros, medusas, carreteros, cangrejos, lagartijas, gallinazos cabeza roja, pulpos, estrellas de mar-entre otros; son la muestra de la riqueza de la biodiversidad de este paraje.  La amplitud que supera los 200 metros de ancho de fina arena, convierte la caminata en un placer para todos los sentidos.

Caminar desde La Ramada hasta el Faro de Salaverry, pasando por Uripe, es una de las mejores experiencias que el visitante puede experimentar. Sin duda este destino está orientado para  los viajeros que buscan espacios insólitos, ricos en historia, tradiciones, belleza paisajística; dialogar con pescadores artesanales y apreciar su Paisaje Cultural.

Víctor D. Corcuera Cueva
Guía Oficial de Turismo
Proyecto de Caminatas e Interpretación del Patrimonio “Rutas Nómadas
949939064

Para ver más imágenes de caleta “La Ramada”: Pulse aquí

Breve lista de bibliografía consultada

BARBOZA, C.; HONORES, A.; RAMÍREZ, L.; RETAMOZO, G.; RUIZ, J.; ZAPATA, C.
2010      Las vías de circulación y planificación urbana Moche tardía en el complejo arqueológico Huacas del Sol y de la Luna, Valle de Moche. Informe Final de Prácticas Pre-Profesionales de Arqueología. Trujillo, Escuela de Arqueología, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Trujillo.

CORCUERA, Víctor
2013      La Ramada: Una caleta por descubrir. Diario La Industria de Trujillo, p. B8, 26 de abril 
2016      Geoparques Nacionales en La Libertad. En: VEA La Revista, 16(205), p. 30

HYSLOP, John
2014    Qhapaq Ñan. El sistema Vial Inkaiko. Ediciones Copé, Lima.

LAHEE, Frederic
1958      Geología Práctica.  Ediciones Omega, Barcelona

PAZ CAMPUZANO, Ó. (26 de julio, 2014). El Qhapaq Ñan sigue en riesgo.  El Comercio, p. 5

RAMÍREZ, F. y DEZA, J.
2000      Cuando los desiertos eran bosques: Formaciones sociales prehispánicas en la costa norte peruana. Universidad Alas Peruanas, Lima

REGAL, Alberto
2009      Los caminos del Inca en el antiguo Perú. Lima: Instituto Nacional de Cultura.

ROSALES THAM, Teresa
s/f          “Los recursos marinos en los periodos Moche y Chimú en la quebrada de Uripe”. 6to Congreso Peruano Hombre y Cultura Andina: actas y trabajos, F. Iriarte B., editor, Vol. 3, págs. 95-109.Lima, Facultad de Ciencias Sociales, Universidad Inca Garcilaso de la Vega y Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología

ROSTWOROWSKI, María
2005      Recursos naturales renovables y pesca, siglos XVI-XVII/ Curacas y sucesiones, costa norte. Obras completas Vol. 4. Instituto de Estudios Peruanos, Lima

ZEVALLOS, Jorge
1994      Huacas y huaqueros en Trujillo durante el Virreynato (1535-1835). Normas Legales S.A., Trujillo

Carta SALAVERRY, PERÚ 1154 (17-f) J631. Escala 1:100000. Edición 2-IGN.

domingo, 18 de septiembre de 2016

MAGDALENA DE CAO - Más allá del Monumento

MAGDALENA DE CAO

Primera parte: Más allá del Monumento

(*) Víctor D. Corcuera Cueva

Recientemente, el Distrito de Magdalena de Cao fue lanzado, por el Ministerio de Comercio Exterior y Turismo (MINCETUR), como Destino Turístico (23 de mayo del 2016), como estrategia para aumentar el flujo turístico, en la iniciativa de "Mi Tierra un Producto". 
Sus sobrias fachadas fueron pintadas de vivos colores, su alameda renovada y los ficus dan la bienvenida a los visitantes. Magdalena de Cao es un pueblo donde aún se respira tranquilidad, un Pueblo donde la llamada modernidad tecnológica, llega pausadamente, como dándole tiempo de adaptarse. 

La partida.
Un bus interprovincial, desde Trujillo hasta Chocope, cubre la ruta a lo largo de la Panamericana. Después de 43 km de recorrido estamos ya, en Chocope. El bus se detiene a media cuadra de la Panamericana, los pasajeros bajan (otros se quedan, continúan hacia otros destinos), el cobrador indica donde está el paradero para Magdalena.

El Paradero: No está señalizado, sin embargo, la presencia de colectivos y combis con el letreo de “Magdalena de Cao” es evidente. Tomo el colectivo y me toca el asiento de co piloto, privilegio que aprovecho para apreciar, mejor, el paisaje. Los cuartelones de caña de azúcar bordean la ruta y, eventualmente, emergen en medio de estos, los restos de Huacas. Es una suerte que la industria azucarera aún no ha terminado de destruirlos por completo.
Después de 15 minutos de trayecto, un gran arco da la bienvenida al centenario pueblo de Magdalena de Cao. Una línea armónica de  fachadas pintadas con vivos colores y floridos jardines flanquean el ingreso. (Figuras 1 – 3)
Figura 1. Mapa vial. Son 14.3 km desde el cruce de Chocope hasta Magdalena de Cao. 18 minutos aprox. Mapa elaborado por © Víctor Corcuera con el soporte de Garmin

Figura 1a. Los hombres de la caña. Los jornaleros provienen de diferentes partes del Valle Chicama. Fotografía © Víctor Corcuera 2009
Figura 2. Arco de bienvenida a Magdalena de Cao. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 3. Un lujo de tener una calle pavimentada con adoquines de granito. Coloridas fachadas y frondosos ficus, dan la bienvenida a lo largo del Jr. Miguel Grau. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
La renovada Plaza Mayor
La flamante Fuente de agua, invita a apreciarla y ver panorámicamente las fachadas que dan hacia ella. Un pasible templo colonial hacia el sur y la Municipalidad hacia el norte; mientras que en medio y mirando hacia el norte, sobre un pedestal, se ubica el busto de “La Dama de Cao”. Antiguamente existía una estatua de “Víctor Raúl Haya de la Torre”.
Las innovaciones efectuadas por MINCETUR es la colocación de un mapa turístico, en el cual se indica la ubicación de restaurantes, picanterías, hospedajes, centros de artesanía y otros datos informativos de importancia. Y, además, el Código de conducta del visitante, así como también, el compromiso de los pobladores hacia el visitante. Las cosas quedan claras y en dos idiomas (castellano e inglés). (Figuras 4-7)

Figura 4. La señalización pone su marca con los diseños de los relieves hallados en “Huaca Cao Viejo”. Fotografía © Víctor Corcuera 2016

Figura 5. La flamante fuente de agua, le da su toque característico de pueblo Colonial. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 6. Las cosas quedan claras. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 7. Compromiso de los pobladores. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
El Boulevard “Damas de Magdalena de Cao”
Ubicado en la calle Francisco Pizarro. Un espacio, aun no terminado (faltan los arboles), donde se han colocado fotografías en gran formato de las actuales “Damas de Cao”. Es un homenaje visual a todas aquellas mujeres que, con su trabajo, sacan adelante a sus familias y a su pueblo. Las imágenes: Amas de casa, tejedoras, pescadoras, artesanas, floricultoras y productoras de chicha. (Figuras 8 y 9)
Figura 8. Bulevar turístico “Las Damas de Magdalena de Cao”. Fotografías en gran formato de mujeres que sacan adelante este pueblo. Fotografía © Víctor Corcuera 2016

Figura 9. América Sánchez Pérez, tiene muchas historias que contar. Su familia colaboró con Junius Bird, durante las excavaciones de Huaca Prieta, y en su casa surgió el inicio del Proyecto arqueológico “El Brujo”. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
La Casa de la Cultura
Angélica Guerrero, es la gestora de este Centro de Interpretación (CI). En el  2015, propone su Proyecto[1] a la GERCETUR LL, cuyas ideas fueron el soporte, para el actual CI ubicado en este Centro Cultural. Los ambientes del inmueble que pertenece a la Municipalidad de Magdalena de Cao han sido acondicionados para albergar las diferentes salas temáticas.
Las bancas alrededor de la frondosa ponceana provocan sentarse, descansar y desde allí, apreciar las figuras que decoran los muros. Figuras inspiradas en los diseños plasmados en los ceramios de la Cultura Moche, están sutilmente, en espacios estratégicos. La sobriedad es el toque elegante de este espacio. (Figuras 10-12)

Figura 10. Centro de Interpretación “Casa de la Cultura”. Su gestora, Angélica Guerrero Falconi, nos da la bienvenida. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 11. Bancas a la sombra de la ponceana. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 12. Diseños inspirados en las quilcas de la cerámica Moche, decoran los muros del gran patio. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
La sala histórica.
El Valle Chicama tiene una historia que comienza hace 14000 años, desde que los primeros nómades llegaron por estas tierras. Las condiciones le fueron propicias para quedarse hasta el presente. En esta sala, el visitante descubre, de manera lúdica e interpretativa la línea de ocupación cultural del Valle Chicama. Desde el tiempo de los cazadores recolectores hasta la época Republicana, pasando por los Moche y Chimú. (Figuras 13-15)

Figura 13. Angélica, da la bienvenida a los escolares, una introducción temática antes de pasar a la “Sala histórica”. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 14. La “Sala histórica” transporta al visitante a la línea cultural de ocupación del Valle Chicama desde los nómadas hasta la República. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 15. Un video muestra a Magdalena de Cao del presente, un pueblo de artesanos y pescadores; un pueblo milenario. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Crayolas y papel.
De niño me entretenía rayando los papeles sobre las monedas, ese efecto mágico que las figuras aparecían al ritmo de ir cubriéndolo con el grafito son recuerdos que perduran por siempre. Sucede que en este espacio, existen dos soportes monocromos con gráficos en alto relieve, invisibles, los diseños van apareciendo con las crayolas que van pintando el papel. Muy bien pensado, para niños y adultos. (Figuras 16-18)

Figura 16. La magia táctil. Lo mejor de esta sala. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 17. Retorno a la inocencia. Fotografía © Roxana Cieza 2016
Figura 18. Es el espacio preferido de los niños. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Cultura viva
Mediante videos y fotografías, se expone las actividades económicas y tecnologías ancestrales que aún se desarrollan en Magdalena de Cao.  Paneles informativos relacionados a los idiomas hablados antes de la llegada de los Incas y de la elaboración de la Chicha de Jora, forman parte de la exposición permanente.
Existen tres salas más que están implementándose: La biblioteca, audiovisuales y ruta de bicicletas. Por el momento hay libros de arqueología, historia y de otros disciplinas, están a disposición de los que lo soliciten.
Sin duda, Magdalena de Cao, es mucho más que un lugar de tránsito, es un destino que guarda en sus entrañas tecnologías ancestrales en vigencia. Pescadores, artesanos y tejedoras, viven en este pueblo. Estas actividades económicas son parte de sus vidas. Es un pueblo que mantiene su identidad, los impactos del turismo, están todavía fuera del alcance de esta localidad. (Figuras 19 -22)
Figura 19. Girando la rueda, a través del contra luz aparecen las imágenes históricas. Fotografía © Víctor Corcuera 2016

Figura 20. A través de los visores se pueden observar fotografías del siglo pasado. Imágenes de la población de Magdalena de Cao y sus alrededores. Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 21. Aparejo de pescadores en la fachada de sus casas. . Fotografía © Víctor Corcuera 2016
Figura 22. Taller de artesanos en madera. . Fotografía © Víctor Corcuera 2009
Visita Magdalena de Cao más allá del Monumento.

Datos útiles:
Las combis o colectivos, en el cruce de Chocope, están operativos desde las 7:00 a.m. Hasta las 6:30 p.m.
Estas unidades salen cada vez que cumplen el mínimo de 4 pasajeros. 
El costo es de S/. 2.00
Distancia entre el cruce de Chocope y Magdalena de Cao: 14.3km
Desde Magdalena de Cao hay mototaxis que llevan hacia el Complejo arqueológico “El Brujo”. El precio es de S/.15.00 incluye el tiempo de espera de la visita.

Texto y fotografías por:
(*) Víctor D. Corcuera Cueva
Guía Oficial de Turismo
Castellano / english / français
949939064 / peruguide@gmail.com

Trujillo, el 18 de setiembre del 2016.
Figura 23. Para la posteridad. Con Angélica Guerrero Falconi. 




[1] Angélica Guerrero Falconi (2015) como trabajo final del Diplomado “Diplomado internacional de gestión y desarrollo del turismo sostenible” presenta su Proyecto titulado “fortalecimiento de la oferta turística de magdalena de cao mediante la creación de un centro integrador de la cultura local”. 

domingo, 10 de julio de 2016

El artesano de la Totora

El artesano de la Totora
Don Ángel Piminchumo Domínguez

Víctor D. Corcuera Cueva
Huanchaco es actualmente reserva mundial de surf y es muy probable que los primeros surfistas del planeta hayan salido de estas canteras hace unos 5000 años. Huanchaco estuvo ocupado desde el alba de la llegada de los primeros hombres en los Andes Centrales, hace unos 14000 años. Con el tiempo, los primeros marisqueros y posteriores pescadores se establecerían en diferentes aldeas, siendo “Pampas de Gramalote”, ubicado en Huanchaquito, de acuerdo sus investigadores, el sitio más importante para el periodo Precerámico del Valle Moche. Y es precisamente en este sitio arqueológico donde se han hallado las evidencias contundentes del uso de embarcaciones en totora para la pesca de tiburones.
En el presente, los descendientes de aquellos cazadores de tiburones se los puede observar a lo largo del litoral huanchaquero, pescando en sus caballitos de totora. Sin embargo en esta oportunidad plasmare la entrevista a un artesano, descendiente también de los cazadores de tiburones,  que desde hace más de cuarenta años reproduce en miniatura los ancestrales “Caballitos de Totora”.
Don Ángel Piminchumo, es natural de Huanchaco, nació en el verano de 1960. De niño al igual que sus compañeros de barrio aprendió a nadar antes de caminar. Y siguiendo las tradiciones ancestrales fue su abuelo quien le impartió gran parte de los conocimientos que hoy, Ángel, custodia. Tendría 10 años cuando su abuelo le enseñó como confeccionar los “Caballitos de totora”.
“Primero yo observaba a mi abuelo como hacia sus artesanías, luego empecé a aprender y mi abuelo me corregía. Él me ha enseñado todo, en realidad. Desde hace más de 40 años estoy en esto. Me han invitado a festivales nacionales e internacionales, he llevado siempre los caballitos de totora
Con el tiempo Ángel Piminchumo se ha convertido es uno de los pocos artesanos que los visitantes lo buscan en Huanchaco para adquirir sus creaciones.
“A mí siempre me encuentras por aquí, camino desde el muelle hasta el Boquerón, los turistas los llevan porque son artesanales y además son ligeros y fácil de transportar”.
Ángel ha accedido a compartir sus conocimientos y explicarnos un poco más de como confeccionar un “Caballito de totora” en miniatura.


Aprendiendo del maestro artesano

a)    Materiales: Totora, cuchilla, nylon (blanco y negro)
b)    Adquisición de la totora: Normalmente compra un tercio el cual oscila entre S/10.00; S/15.00 y S/.30.00. Antes tenía su wachake pero la erosión costera se lo arrebato.
c)    Selección: Una vez adquirida la totora, los selecciona por grosor, haciendo pre formas.
d)    Preformas de los “bastones hijos”. Generalmente de “bastones hijos” los prepara con anticipación con los cuales le ahorrara tiempo para la elaboración del suvenir.
e)    Cortado y perfilado del “bastón madre”. Se corta el largo de la totora dependiendo del tamaño del suvenir a confeccionar. Luego se lo amarra y finalmente se perfila la totora por la parte interna de esta para darle un acabado en punta.
f)     Colocación del bastón hijo dentro del bastón madre.- Para este proceso se toma en cuento el tamaño de la cajeta, el criterio es personal. Puede ser 3-4 dedos de ancho. Con la misma kirana se unen ambos bastones (madre e hijo). Con la ayuda del dedo se presiona para que el “bastón hijo” ingrese dentro del “bastón madre”. Seguido a esto con la kirana se va amarrando en dirección de la popa hasta la proa  y dándole una dirección, en este caso hacía la izquierda; un bastón principal (ósea la unión de madre e hijo) ira a la izquierda y el otro a la derecha.
g)    Bastón principal derecho.- Se repite el mismo proceso, salvo que la proa se lo orienta hacia la derecha.
h)    Wanwanado.- Es el proceso por el cual ambos bastones principales (derecho e izquierdo) serán armados con el nylon más grueso de color negro, llamado por el pescador “wanwana”. Se inicia tomando en cuenta que se alinea en eje popa a proa y que el espacio de la cajeta coincidan. Al final con la ayuda de una totora cortada longitudinalmente se lo coloca encima a manera de remo.

El atractivo principal de Huanchaco radica en la relación estrecha entre el pescador, el cultivo de la totora y el uso social de esta con el fondo de la mar; ese Paisaje milenario que ha albergado toda la historia de los huanchaqueros. Ángel Piminchumo permite a los visitantes llevarse un testimonio físico de esta tecnología de pesca. Llevarse un caballito de totora es llevarse un pedacito de Huanchaco con ellos.

Don Ángel Piminchumo siempre está en Huanchaco, presto a compartir sus conocimientos ancestrales.
Datos de contacto de Ángel Piminchumo Domínguez
Tel. fijo: 462331 / Celular: 981539532

Víctor D. Corcuera Cueva
Guía Oficial de Turismo / Estudiante de arqueología Universidad Nacional de Trujillo
peruguide@gmail.com / 949939064

Huanchaco, el 10 de julio del 2016


Articulo en formato pdf: Pulse aquí 

Breve lista de referencias bibliográficas


ANTÚNEZ de MAYOLO, Santiago
2011      La nutrición en el antiguo Perú. Sociedad Geográfica de Lima. Lima

BRICEÑO, Jesús y Brian BILLMAN
2008      “Gramalote y el periodo inicial en el valle de Moche, nuevos datos de un viejo sitio de pescadores”. Revista del Museo de Arqueología, Antropología e Historia de la Universidad Nacional de Trujillo. N°10. Pp. 175-208. Facultad de Ciencias Sociales

CORCUERA, Víctor
2011      “Mi abuelo y la totora de Huanchaco. Conversaciones con don Pedro Urcia Siche”. Blog La Ruta Moche. http://larutamoche.blogspot.pe/2011/05/mi-abuelo-y-la-totora-de-huanchaco.html

GOLTE, Jürge
1993      Los dioses de Sipán: Las aventuras del Dios Quismique y su ayudante Murrup. IEP ediciones, Lima

LARCO, Rafael
2001      Los Mochicas. Museo arqueológico Rafael Larco Herrera, tomo I. Lima

LEÓN, Elmo
2013      14,000 años de alimentación en el Perú. Fondo editorial de la Universidad San Martín de Porres. Lima

MACERA, Pablo; Arturo JIMÉNEZ; Irma FRANKE
1997      Trujillo del Perú: Baltazar Jaime Martínez de Compañón. Acuarelas siglo XVIII. Fundación del Banco Continental, Lima.

MATOS, Ramiro y Rogger RAVINES
1981      “Periodo arcaico (5000-1800 AC)”. En: Historia del Perú: Perú antiguo. Editorial Juan Mejía baca, tomo I. pp. 157-244. Barcelona

PRIETO, Gabriel
2013      “El Océano Pacifico y el hombre en el Perú: Doce mil años de historia”. Revista de Marina. N°2

PULGAR, Javier
1987      Geografía del Perú. Peisa editores, Lima

ROSTWOROWSKI DE DIEZ CANSECO, María
1989         Costa peruana prehispánica. Instituto de Estudios Peruanos, 2da ed. Lima.
2005         Obras Completas de María Rostworowski IV. “Recursos naturales renovables y pesca, siglos XVI-XVII/Curacas y sucesiones, costa norte”. Instituto de Estudios peruanos. Lima
SALAS, José

2002      Diccionario: Mochica-Castellano, Castellano-Mochica. Universidad San Martin de Porres. Lima

Figuras
Figura 1. Materiales para la confección del suvenir: red, nylon blanco y negro (kirana y wanwana) navaja. Foto por Víctor Corcuera 2016

 Figura 2. “Bastones hijos” listos. Foto por Víctor Corcuera 2016
 Figura 3. Se lo corta y se entalla. . Foto por Víctor Corcuera 2016
 Figura 4. Perfilado de la totora. . Foto por Víctor Corcuera 2016
 Figura 5. En este caso el ancho fueron 4 dedos. Foto por Víctor Corcuera 2016
 Figura 6. Bastón principal izquierdo está terminado. Foto por Víctor Corcuera 2016
 Figura 7. Se alinean en eje de proa a popa y de acuerdo al tamaño de la cajeta. Foto por Víctor Corcuera 2016
 Figura 8. Se corta la parte que sobresale de la popa y proa. Foto por Víctor Corcuera 2016
Figura 9. El suvenir está terminado. Foto por Víctor Corcuera 2016


 Figura 10. Acabado del primer bastón principal. Foto por Angel Piminchumo 2016
 Figura 11. Wanwanado. Foto por Angel Piminchumo 2016
Figura 12. Primer suvenir listo. Foto por Angel Piminchumo 2016 
 Figura 13. Personalización del primer suvenir. Foto por Víctor Corcuera 2016
 Figura 14. Dedicados a Inti & Rumi. Foto por Víctor Corcuera 2016
Figura 15. Para la posteridad con el mestro de la totora: Ángel Piminchumo

lunes, 18 de febrero de 2013

SALAVERRY: LA RUTA DEL PESCADOR

La Ruta del PESCADOR

Una nueva manera de disfrutar del Puerto de SALAVERRY

Víctor David Corcuera Cueva

Para los que vivimos en Trujillo del Perú, cuando algún visitante nos pide que recomendemos un balneario que tenga una hermosa playa, automáticamente respondemos: Huanchaco. Es obvio, Huanchaco es un balneario por excelencia, pues además de contar con una excelente oferta gastronómica, es además un puerto ancestral donde aún diariamente los pescadores milenarios salen mar afuera con sus embarcaciones ancestrales conocidas como “caballitos de totora”.

Huanchaco fue y es el balneario más próximo a la ciudad de Trujillo. Sin embargo el problema cultural de la erosión costera deja un sinsabor a los bañistas que van en busca del placer de nadar y jugar a orillas del mar, y motiva que los veraneantes busquen otras alternativas para pasar un dia de playa en los meses de verano.

Los habitantes de la Región La Libertad tenemos la suerte de contar con uno de los mejores Puertos del norte del Perú: Salaverry. Que de acuerdo a la historia fue el Almirante Miguel Grau y Seminario quien hiciera el estudio técnico a bordo del glorioso Monitor Huascar para que la  Caleta “Garita de Moche” se convierta en Puerto Mayor de Salaverry; que durante el Gobierno de José Balta se funda un 09 de marzo de 1870.

El Distrito de Salaverry está ubicado a 14 km. al sur oeste de la ciudad de Trujillo, una excelente pista de 8 km. desde la bifurcación de la panamericana sur nos lleva directamente hacia este Puerto. El pétreo “Cerro Carretas” coronado por el faro, de lejos, abren el telón de esa atmosfera característica de un puerto. La historia nos cuenta que en las faldas del “cerro carretas” un 19 de noviembre de 1833 se libró una batalla con derroche de coraje y valentía. Aguerridos militares, unos al mando del rebelde  Felipe Santiago Salaverry, y otros al mando del General Vidal enviado del Mariscal Gamarra; se enfrentaron hasta teñir el mar de rojo. Una batalla con bajas considerables de ambos bandos. Y es en honor al acto del rebelde Felipe Santiago Salaverry que este Distrito y puerto llevan su nombre.
En Salaverry, gracias a los rompe olas ubicados en este puerto se han acondicionado 2 playas que, ahora, tienen las comodidades y servicios que todo veraneante pueda desear: extensa área con arena fina, duchas y baños públicos, sombrillas de bambú familiares y gratuitas. Y además dos playas totalmente tranquilas, que gracias a los rompe olas, dan la sensación de estar en una piscina. Para los amantes de espacios naturales, estas playas brindan ese paisaje etéreo y melancólico de los puertos al atardecer. Mientras el sol se oculta, en contra luz se observan las chalanas, lanchas y buques reflejados sobre el tranquilo mar. Los colores del atardecer se reflejan en la Montaña más alta de Trujillo: Ochiputur, que desde estas playas luce imponente con su característico capuchón de neblina en su cima.

Estimo que para los veraneantes que buscan opciones placenteras de tranquilidad, Salaverry es una excelente opción para los meses de  verano y también para los meses de invierno donde se respira los sueños de vacaciones pasadas.
El Proyecto de Caminatas e Interpretación del Patrimonio Rutas Nómadas, ha formulado la Ruta del Pescador. Una visita a la historia natural y cultural del pueblo de Salaverry, reivindica la vida del pescador, conociendo su mundo, su cotidianeidad, compartiendo sus vivencias y expectativas a bordo de una chalana, para finalizar con un taller de dibujo a orillas del mar.

La Ruta del Pescador, es una alternativa de pasar un momento en familia, en pareja, en amistades y, también, en solitud; para conectarnos con el mar, con nosotros y con los que proveen el pescado de cada día.
¡Salaverry está cambiando, visítalo!

Cordialmente:
Víctor Corcuera Cueva
Guía de Turismo especializado en Interpretación del Patrimonio
949939064
Trujillo el 18 de febrero del 2013.

 Áreas de descanso con palmeras y cabañas de bambú

Características casas de madera del siglo pasado en Salaverry.

Apacibles chalanas y lanchas.

Para ver más imágenes: LA RUTA DEL PESCADOR